Los Callejones de Las Majadas

Los Callejones de Las Majadas y su Ciudad de Piedra¡


Hoy en Los Cuadernos de un Geógrafo, visitaremos…. Los Callejones de Las Majadas y la Ciudad de Piedra.


La plaza de piedra¡¡


Esta vez regresamos a las Sierras Calcáreas de la provincia de Cuenca, al oeste del Ibérico español. En el término municipal de Las Majadas. En este hermoso y escarpado lugar de la geografía española encontramos una ciudad de piedra, una ciudad labrada por el viento y el agua, una ciudad con sus plazas y calles, una ciudad inmortal, pero al fin y al cabo una ciudad de piedra.


Rocas con formas curvas, caprichosa el agua como ella sola¡¡¡


Pero esta ciudad de piedra, conocida como Los Callejones de Las Majadas, no está habitada por el ser humano. Es obra de la madre naturaleza y del tiempo. Aunque en ciertos lugares de Hispanoamérica dirían que fue creada y adornada por la Pachamama.


La naturaleza siempre se abre camino...


Este paraje de inmenso valor geomorfológico, podríamos asimilarlo a la famosa y conocida Ciudad Encantada de Cuenca. Por cierto, hay que decir, que lugares en España como la Ciudad Encantada hay varios. Solo hace falta (resumiendo), un roquedo calcáreo y agua en relativamente abundancia. Y todos los procesos erosivos que generan entornos similares se activaran por si solos, con una mayor o menor intensidad.


¿Veis los callejones? Parece un trazado urbano realizado con escuadra y cartabón.


En este caso, lo que observamos con nuestros sentidos es un lapiaz (también conocido como lenar o pavimento de caliza). Para resumirlo, en el caso de los Callejones de Las Majadas y su Ciudad de Piedra. Lo que tenemos es en origen una superficie plana formada por rocas calcárea. Es a partir de 3 fases evolutivas del relieve, que esta superficie solida acaba convirtiéndose en una ciudad de piedra. Tenemos la gran suerte que en este paraje de la Serranía de Cuenca, podemos observar todas las fases en un mismo lugar.


Las torres de pisos....


En primer lugar, el agua a partir de la escorrentía superficial y de la disolución química de la roca, va formando pequeños surcos sobre la superficie rocosa. Pequeños surcos que poco a poco van creciendo y acelerando el proceso.

Posteriormente, estos pequeños surcos van abriéndose camino hasta formar pequeños callejones, callejones que con el paso de miles de años van haciéndose más y más amplios. Hasta formar unas calles que nada tienen que envidiar al trazado urbano de una ciudad moderna. Con todos sus callejones, sus calles, las avenidas e incluso plazas en la última fase.


Otra imagen del trazado urbano...

Finalmente, las rocas más solubles acaban desapareciendo, dando lugar a grandes espacios abiertos. A modo de grandes plazas. Creando así una sensación de Ciudad de Piedra. Ciudad digna de cualquier aventura de Indiana…

Por cierto, este paraje de la Serranía de Cuenca, se puede ver en la película de “El mundo nunca es suficiente” (The World Is Not Enough).


Panel informativo


En la imagen anterior, os dejo una de los múltiples paneles informativos que se pueden encontrar en este maravilloso paraje conquense. Un lugar muy bien indicado y señalizado.


La roca se abre poco a poco, creando un pequeño surco¡¡


En la fotografía anterior, podemos observar como sobre una roca caliza, poco a poco se va abriendo la montaña. Empezando por pequeños surcos…surcos que poco a poco y con el paso de miles de años cada vez son más anchos y profundos. Profundidad que acelera el desarrollo debido a una mayor pendiente y con ella una mayor fuerza de arrastre (erosión remontante) del agua.


El surco gana en profundidad y longitud, acelerando el proceso


Estos pequeños surcos, acaban comportándose como barrancos, barrancos laberinticos, pero barrancos al fin y al cabo.


Y ya tenemos un callejón


Todo ello para terminar convirtiéndose en calles y callejones, los cuales terminaran desembocando en plazas. Muy similares a una ciudad, pero en este caso, una Ciudad de Piedra.


Parecen dos ladrillos unidos con cemento, curioso...


Curiosa forma del relieve. Pero es sencillo, simplemente la parte intermedia de esta figura rocosa está formada por materiales más endebles y fácilmente erosionables. Mientras que la cabeza y la base poseen una mayor dureza. Y de ahí que estén menos erosionadas.

Es más, si os fijáis, se puede apreciar como son dos tipos de rocas muy diferentes (color, porosidad, etc.) Parecen dos grandes ladrillos de piedra unidos por cemento en su parte intermedia.


¿Veis la grieta?


En la imagen anterior, se puede apreciar como al roca se va rompiendo y cayendo capa a capa, como quien pela una cebolla. Si os fijáis apreciareis una grieta de arriba abajo.

No puedo dejar de citar otras entradas del blog en los cuales ya hemos hablado sobre Las Majadas y sus maravillas ocultas.

-          En primer lugar, no podemos obviar las manadas de ciervos que en Las Majadas se pueden observar.

-          Tampoco hemos de olvidarnos del hermoso Mirador de Las Majadas, a los pies del río Júcar / Xúquer.

Para despedirme, os dejo esta curiosa roca con forma de…. ¿de yunque de un artesano de la Serranía de Cuenca?, ¿quizás una Trirreme de la antigua Grecia? Al final, cada cual ha de interpretar el entorno según el mismo.


¿Que creéis que es?


Dedicado a mi familia y también a ti María¡¡¡

Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya, El Geógrafo¡¡