La laguna de Uña

La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La laguna de Uña


Hoy en los Cuadernos de un Geógrafo viajaremos hasta la laguna de Uña, y su leyenda.

La laguna de Uña, se sitúa a los pies del río Júcar / Xúquer, en plena Serranía de Cuenca

Paisaje labrado por un río que serpentea entre moles calcáreas desde que el mundo es mundo, y que las moldea como un escultor da vida a sus obras.


La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Ya vamos llegando..


La laguna de Uña es un lago natural, como tantos otros lagos que podemos encontrar en la Serranía de Cuenca, eso sí, ha sido alterado. El lago tenía en su origen unas 2-3 ha. de superficie, mientras que en la actualidad posee unas 15 ha. de lámina de agua.

Fue en el pasado siglo, allí por el año 1925 cuando se creó un dique que aumento su capacidad entre otras cosas.


La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Sobre el agua vemos el reflejo de las montañas y las nubes


El origen de esta hermosa masa de agua en relativamente sencilla. Básicamente el Arrollo del Rincón ha ido depositando sedimentos entre esta zona y el río Júcar / Xúquer, llegando a crear un dique natural. En el momento en el que el agua queda “atrapada”  y no puede drenarse se forma una laguna.


La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Hermoso paraje Serrano


Un ejemplo muy válido, seria compararlo con los caballones de nuestros huertos. Y como a través de estos caballones (diques), podemos redirigir el agua a donde deseemos. Pues el proceso sería similar, pero creado de un modo natural con el paso de los años.


La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Que seria de la Serranía sin sus blancos riscos...


No hemos de olvidarnos de la leyenda de esta laguna. Se dice que a finales del siglo XIX se vieron en el agua diversos monstruos. Desde serpientes, pasando por lagartos o pájaros que se sumergían en las profundidades de este lago Serrano.

Yo solo conozco la existencia de esta leyenda, pero desconozco de qué trata en sí.

Para despedirme os dejo como es tradición esta bella imagen, espero que os guste.


La laguna de Uña. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El agua se escondió tras la vegetación de ribera

Esta entrada va dedicada a Iván, escriba de la montaña¡¡

Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya, “El Geógrafo”¡¡¡