Los puentes colgantes de Chulilla

Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La hoz del río Turia, en Chulilla


Hoy en los Cuadernos de un Geógrafo, viajaremos a uno de esos parajes que tenemos cerca de casa y que son dignos de una película de Indiana Jones, con sus profundos cañones y sus puentes colgantes. Todo a un pasito de casa.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Los ríos como vertebradores del territorio


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Precioso paraje valenciano


Esta vez nos desplazamos a la provincia de Valencia, y visitaremos los entornos naturales de Chulilla.

La localidad de Chulilla pertenece a la comarca valenciana de los Serranos, y está a unos 60 km de València ciudad. 


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El cañón


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Imponente paisaje


Por cierto, esta comarca (los Serranos) es conocida por sus innumerables fortalezas, cuyas piedras ven impasibles el paso de los siglos.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Cruzamos?


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Me siento como Indiana Jones en alguna aventura


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Los puentes colgantes siempre tienen su encanto


Esta espectacular zona de Chulilla está dentro del Paraje Natural Municipal de los Calderones. Dicho paraje engloba entre otras zonas cercanas, las hoces del río Turia.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Hermoso río


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La hoz del río Turia


El origen del camino que vamos a realizar tiene su nacimiento en la construcción del pantano de Loriguilla. Los trabajadores se desplazaban por este camino desde la cercana localidad de Chulilla, hasta la zona de obras por este sendero. Salvando los potentes barrancos con diversos puentes, uno de ellos colgantes y otro fijo.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Segundo puente colgante


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Digno de Jurassic Park


Pero en el mes de octubre de 1957 una gran desgracia asolo estas tierras. Se produjo la Riuà, la gran riada de València. En esas fechas se produjo lo que se conoce erróneamente como una Gota Fría, cuyo nombre real es D.A.N.A. (Depresión Aislada en Niveles Altos).


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Imaginad a los madereros o gancheros navegando con los troncos, desde Teruel


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Tercer puente


Se produjeron grandes lluvias en esta zona del interior. Y toda esa agua acabo siendo drenada por el rio Turia (y otros ríos y barrancos). Fue en esa fecha cuando el propio río arraso los puentes que los obreros habían levantado. Imaginad la cantidad de agua que podía llevar para ejercer tal nivel destrucción.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La belleza hecha paisaje


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Seguimos el camino


Esta inundación arraso la ciudad de València en dos ocasiones. Es decir, esta inundación fue en realidad una inundación doble, ya que se produjeron dos picos de crecidos distanciados por unas pocas horas.

Es decir, una primera inundación y unas horas después cuando todo parecía calmado, el río volvió a inundar el corazón de la ciudad.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Las aguas del Turia


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Impresionante cicatriz que el río labro en estas montañas


Los relatos de los acontecimientos harían temblar hasta el más valiente.

Por cada municipio por que el pasaba el río Turia, se iba informando de que empezaba a crecer el caudal. Hasta que llegado un momento se interrumpía la conexión.

Poco a poco se perdía la comunicación con los municipios, hasta que un río embravecido y salvaje entro a raudales en la ciudad. Anegando y arrasando con todo. 


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Veis el balcón?


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿y ahora?


Hubo puntos de la ciudad donde el agua alcanzó los 5 metros de profundidad. Actualmente un piso equivale a unos 3 metros aproximadamente.

De esta desgracia nació el Plan Sur, que ha marcado el urbanismo de València y su área metropolitana con casi 2 millones durante 50 años.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Moles calcáreas que hunden sus cimientos en lo más profundo


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Estación de aforo, la cual se utiliza para medir el caudal de los ríos.


Otro elemento interesante de esta zona, es que hasta mediados del siglo pasado (S. XX) se efectuaba el traslado de la madera, desde los inmensos bosques de Teruel hasta la costa levantina.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El Turia


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Que río

Estos traslados los realizaban los madereros o gancheros. Era un trabajo fácil de ver (en el pasado) en muchas zonas de la península. Y cuando en verano se representa a modo de tradición es espectacular.
La madera dejo de trasladarse por el río Turia por dos motivos:

  • Por un lado tenemos la construcción del azud del Charco Azul.
  • Otro elemento fundamental fueron los nuevos medios de transporte.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Observáis los escaladores?


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Veis los escaladores?


Personalmente me parece tradiciones muy significativas, ya que:

Nosotros somos el resultado del sudor y las lágrimas, de nuestros padres y abuelos.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Estalactitas y estalagmitas


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Fijaos en el color del río


Respecto a la hoz del río Turia / Guadalaviar, es un cañón que el río ha ido atravesando y profundizando en ella como el artista que es. Donde el líquido elementos ha ido dejando su impronta en estas montañas calcáreas.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El color se debe a los sedimentos que el río porta, seguramente hubo tormentas en la cabecera del Turia


Para despedirme os dejo estas imágenes, tomadas desde lo más profundo de este cañón del río Turia. Espero que os guste.


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Las hoces del río Turia


Los puentes colgante de Chulilla. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
No es el caribe ni un paraíso asiático, es Valencia


Esta entrada va dedicada a Eva, quien tuvo la idea de esta ruta. Y la mujer que supera sus inseguridades, aunque le digan que no puede.



Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya, “El Geógrafo”¡¡¡