La dolina del Cañigral, Albarracín

Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
La llamada Dolina del Cañigral (Teruel) no es nada más que una estructura geológica con forma de cráter que se formó por un proceso de colapsamiento, en el momento en que sus paredes internas no pudieron sostener el peso de su cúpula rocosa, y esta se vino abajo empujada por la gravedad.

Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)

Es una fenómeno muy habitual de la geología y los ambientes kársticos que dominan las morfoestructuras de esta área del relieve peninsular (obviamente estamos hablando de las Sierras Sur del Sistema Ibérico). Nos encontramos en las estribaciones sur de los Montes Universales, a mitad camino entre la Serranía Conquense y la Sierra de Javalambre. Un área con no excesivas alturas, pero que por el contrario si posee importantes desniveles, dando lugar a un relieve y una orografía bella y abrupta. Muestra de lo cual son los imponentes barrancos como el que cobija al río Cabriel a su paso por esta comarca y al cual este esté dio forma con el paso de los años.

Paisajes del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Paisajes del Cañigral, Albarracin (Teruel)

El proceso de formación de una Dolina como la del Cañigral no guarda excesivos secretos. Simplemente necesitamos una geología adecuada como la calcárea, junto a una climatología con la suficiente agua su sistema y una pizca de tiempo para que se vayan formando en el subsuelo cuevecillas (es obviamente algo más complejo), que estas vayan con el paso de miles de años creciendo. Hasta llegar el momento en el que las paredes de estas cuevas no puedan sostener el techo de la misma, y se hunde dando lugar a fascinantes cráteres, de aspecto poco terrenal, pero de origen muy terrestre.
En el momento que el peso no puede ser sostenido por las paredes internas, esta cúpula se hunde dando lugar a espectaculares formaciones en cuestión de segundos. De todos modos este es un proceso de extrema lentitud en su conjunto. Esta sería una explicación muy simplificada, pero no es intención de este geógrafo dar una explicación compleja y aburrida.

Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Como podemos observar en la imagen anterior, la parte superior es muy rocosa, pudiéndose observar las rocas de diferentes grosores a modo de capas superpuestas (de origen marino de cuando el mar cubría esta comarca). Por debajo de esta podemos apreciar una estructura cóncava formada por la erosión fluvial y gran causante de este fenómeno.

Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
La última imagen está tomada desde el interior de la misma, interior muy interesante no solo por lo ya explicado, sino porque fue utilizado como zona de cultivo, especialmente para frutales, debido a las sus condiciones climáticas más suaves que en el resto de la comarca. Básicamente al estar protegido de las heladas u poseer mayores umbrales de humedad.
Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Interior de la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)

Es fácil observar los frutales y muros de contención que a día de hoy aún perviven en el lugar. Una Dolina que guarda más secretos de lo que parece en un primer momento. Además las sensaciones en esta especie de cráter, es de aislamiento respecto al resto del mundo.

Por último me despido con esta imagen de la misma, que parece que nos dé la bienvenida al lugar. Casualidades de la naturaleza, esta misma nos proveyó de una puerta natural, como podéis ver en la siguiente imagen, una puerta que nos invita y nos tienda a pasear por su interior.

Entrada natural a la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)
Entrada natural a la Dolina del Cañigral, Albarracin (Teruel)



Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya